¿Eres el pasajero o el piloto de tu vida?

Tienes que parar a pensarte si estás haciendo y yendo al destino que tu quieres, o si por el contrario te estás dejando llevar en tu propia vida.

Muchas veces entramos en piloto automático y nos dejamos llevar por las rutinas diarias: trabajar, trabajar, obligaciones familiares, dormir, trabajar, trabajar, etc.

Para cuando te das cuenta, estás en un sitio que quizás no es el que te hubiera gustado. Plantéate qué haces y hacia dónde vas.

Deja un comentario