Deja el trabajo en el trabajo

Nos cuesta mucho no llevarnos el trabajo a casa (y ya ni te cuento si trabajamos en casa).

Aquí van algunos consejos:

  • Cambia tu ruta de vuelta a casa desde la oficina. Si ha sido un mal día, alarga la vuelta a casa. Esto te permitirá reducir el estrés y llegar a casa con la mente más clara.
  • Deja todo lo que puedas en casa, como por ejemplo el ordenador o incluso el móvil si tienes uno de trabajo.
  • Nada más llegar a casa, pregunta algo a tus familiares. Sus respuestas te permitirán darte cuenta que estás en casa y no en el trabajo.

Deja un comentario