Nadie eres tú, y esa es tu fortaleza

Muchas veces deseamos ser otras personas y alcanzar lo que esas personas han alcanzado. Intentamos imitarles y hacer lo que hacen para que nos sea más sencillo…

Pero es importante entiendas que tu fortaleza eres tú, tú dictas hasta donde quieres llegar o cómo quieres llegar (o con quién quieres llegar si no puedes llegar solo).

Muchas veces he pensado en cohibirme, en dejar de hacer tantas «gracias», y quitarme un poco el humor por parecer más serio… pero resulta que eso es lo que gusta (o eso es lo que me dicen). Que mi parte más desenfadada es la que hace que la gente le guste lo que pongo.

Deja un comentario